Del juego brusco

Este texto forma parte del material que vio la luz pública durante la recordada serie de hallazgos de pelotas (HDP) en Santiago a principios de los años 80.

Entre marzo de 1981 y diciembre de 1983, documentos manuscritos de diversos autores desaparecidos fueron siendo encontrados escondidos dentro de pelotas de plástico, las que eran abandonadas por desconocidos, en canchas de tierra en diferentes puntos periféricos del Gran Santiago.


Este fragmento se considera, en círculos especializados a cargo del estudio de los hallazgos, casi con seguridad, como parte de la perdida obra inédita del naturalista hondureño avecindado en Chile Dr. Carlos Dencil Willington Amor, “Los consejos higiénicos del Dr. Amor”.

Del juego brusco

caballitodebronce1
“Resulta curioso observar que aún entre personas cultas, es frecuente constatar una actitud pasiva o indulgente ante la práctica inconveniente del juego brusco. Liviandad incomprensible, ya que es durante estos ejercicios violentos cuando más se da lugar a los abusos en el manejo del cuerpo a los que hemos hecho alusión en otras de nuestras observaciones.

Es necesario supervisar en todo momento los ejercicios enérgicos de los niños a nuestro cargo, y estar preparado para intervenir con decisión para evitar contactos y fricciones que pueden resultar contraproducentes en ciertos períodos del crecimiento. Es importante que niños y muchachos tengan una percepción clara de lo que se puede y de lo que no se puede hacer en el curso de juegos de equipo, de equipo mixto o en parejas, al aire libre.

Hay que recalcar que asimismo es inconveniente y reprochable el juego brusco, que de un tiempo a esta parte se ha hecho corriente -sobre todo en parejas jóvenes- de los padres con los hijos. El llamado “travezeo”[sic] puede alterar el desarrollo infantil, y sobre todo, hasta puede terminar minando las bases de una relación de debido respeto y abonando el terreno para una mal entendida “camaradería”, que acarrea siempre disgustos y genera, ante todo, falsas expectativas.”

Atte, SSS Dr. Carlos Dencil Willington Amor.


  • Extracto del manual “Los consejos higiénicos del Dr. Amor”. Manuscrito encontrado en una pelota de plástico, población Joao Goulart, La Granja, Santiago de Chile, 29 de marzo de 1981)
  • 2010- © 2018 | ricardo castillo sandoval | This work is licensed under a Creative Commons License.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.