Creen que yo de malo lo hago

hdp
HDP

Este texto forma parte del material que vio la luz pública durante la recordada serie de hallazgos de pelotas (HDP) en Santiago a principios de los años 80.Entre marzo de 1981 y diciembre de 1983, documentos manuscritos de diversos autores desaparecidos fueron siendo encontrados escondidos dentro de pelotas de plástico, las que eran abandonadas por desconocidos, en canchas de tierra en diferentes puntos periféricos del Gran Santiago.


Estudios preliminares indican que en el caso particular del manuscrito “Creen que yo de malo lo hago” – en la versión original sólo “Creen que yo de malo” – nos encontraríamos con la primera mención del Síndrome de inmuno-deficiencia adquirida (SIDA) en la literatura chilena del siglo XX. Claro que es también la primera referencia probable en la poesía chilena, a la enfermedad del sueño, provocada por la picadura de la mosca Tse-Tse, en el continente africano.

Creen que yo de malo lo hago

Cualquiera de las siguientes tonteras
al menos se vería mejor
encabezada por una cita adecuada.
Antes yo conocía muchos autores.
Ahora no me acuerdo de ningún nombre
Me disculpo mucho.

Empecemos.
No se lo que me pasó.
Quizá sea
que me cayó una piedra en la cabeza
que tomé mucho en mi adolescencia
que me atolondré detrás de unos sueños color humo
que me puse a reír demasiado tarde, cuando hace mal.
que me fumó alguna mina bruja,
qué se yo.

No quisiera tan luego mostrar la hilacha
adelantando otras ideas que se me ocurren
que no pasan de ser más que tincadas.

La cosa es
que me me encuentro
cada día más leso.

deconstruct4

Por ejemplo,
pregunto puras güevadas

Que cuándo van a terminar el metro
Que qué pasa cuando se empata
Si gana el que tiene más cartas o el que tiene menos

Hasta que la gente se cansa
o le da risa
o nervios
y algunos se me enojan
creyendo que yo, de malo.

Escribiendo quizás se me lleve de apunte.

Me acuerdo de haber leído hace tiempo
sobre algunas enfermedades raras,
por ejemplo, unas que adelantan la vejez;
para ser más claro, el caso de un niño colombiano
que teniendo doce, tenía noventa años
y murió de viejo siendo niño.

Y dicen que hay otra enfermedad
que causa un insecto en el Congo
a los negritos
el sueño
y les cuesta levantarse,
y les da cada día más sueño,
hasta que se quedan.

Y dicen que todavía hay otra enfermedad
nueva
que nombran sida
que ataca a los raros
y los pone débiles,
y les entran todos los microbios,
esto
en Estados Unidos.

Entonces me pregunto

¿No habrá por ahí
entre los lectores un doctor
que me pueda decir si el cerebro
se puede empezar como a encoger
con alguna enfermedad de las raras,
de las nuevas?

¿No habrá sido identificada ya una enfermedad
que causa
el encogimiento del cerebro
y el retraimiento del corazón,
donde el enfermo empieza a desconocer,
y no le da rabia
ni le da alegría
ni quiere
ni desea
– y se empieza a morir de eso –
y pregunta todo el tiempo leseras
y no sabe ni prender el califont
ni trabajar
y se le olvida dar besos
y saludar
y llevar la plata
y se le pierde el carnet
y las llaves
y desconoce a la gente
– y se empieza a morir de eso- ?

¿No estará ya activo un microbio
que se cultiva en este aire
que se alimenta de sangre seca en el suelo y de bencina
que se reproduce en el plástico de las morgues
que anida en el prepucio de los chingados
que sintetiza una toxina
a partir del lápiz labial de las mujeres
a partir del aqua velva de los hombres
una toxina
que se va haciendo letal en solución
con la tinta negra y fresca de los diarios?

Debe ser creo yo
y ojalá se investigue.

Porque,
¿A quién no le ha caído una piedra en la cabeza en la vida,
quien no tomó de más cuando cabrito
quién no se atolondró detrás de los sueños color humo
quien se ha reído a tiempo aquí en estos potreros
quién no ha sido fumado cuántas veces, cuántas noches!?

Y sin embargo soy yo no más ,
por lo que veo,
el que está cada día mas leso.

Pregunto puras güevadas
la gente se cansa
o le da risa
o nervios
algunos se me enojan
creyendo que yo
de malo lo hago.

Deja un comentario