De los usos de la higiene conyugal

antecedentes sobre este texto

hdp
HDP

Este texto forma parte del material que vio la luz pública durante la recordada serie de hallazgos de pelotas (HDP) en Santiago a principios de los años 80. Entre marzo de 1981 y diciembre de 1983, documentos manuscritos de diversos autores desaparecidos fueron siendo encontrados escondidos dentro de pelotas de plástico, las que eran abandonadas por desconocidos, en canchas de tierra en diferentes puntos periféricos del Gran Santiago.


De los usos de la higiene conyugal. Este texto se considera, en círculos especializados a cargo del estudio de los hallazgos, casi con seguridad, como un fragmento de la perdida obra inédita del naturalista hondureño avecindado en Chile Dr. Carlos Dencil Willington Amor, “Los consejos higiénicos del Dr. Amor”. Sin embargo la única hija del facultativo ha negado reiteradamente que el texto pueda ser atribuído a su padre. Alejandra Luz Azul Amor Cuevas, sostiene que la afabilidad de su padre es difícil de poner en consonancia con la austeridad de estas observaciones. “Mi padre -no se cansa de repetir la Srta. Amor- era un amor“.

De los usos de la higiene conyugal

“Algunos temas que para nosostros son de obligatoria atención, resultarán probablemente para muchos de nuestros lectores extraordinarios, y para algunos pocos quizás hasta incómodos. El trato de esta temática en el ámbito público o incluso dentro de las esferas más privadas, puede que incluso sea considerado, por grupos significativos de nuestra sociedad, hasta inapropiado.

No obstante, las necesidades de la práctica clínica, me ponen en la posición -como facultativo enfocado en primerísima instancia al bien común de la sociedad en general y de la familia en particular- de sostener, firmemente, la pertinencia y hasta la necesidad de apuntar a complejos médico-sociales, que para el ciudadano común pueden parecer ingratos.
La discreción, aún teniendo un valor indesmentible en ciertas circunstancias, nunca salvó ni vida ni salud alguna en el pasado, y es dudoso que fuere a salvarlas en el futuro. El tratamiento de temas de higiene, y en particular de la higiene conyugal es una necesidad de la vida moderna, y un discurso público no puede ser obviado en el presente, aunque a muchos nos [tachado] les parezca humillante, o ridículo.

higiene conyugal
higiene conyugal

Los hechos y verdades relacionados con reproducción biológica, deber de nuestra especie y pilar de nuestra historia, pueden resultar, paradojalmente, a veces perturbadores, y para individuos poco preparados, incluso alienantes.

La falta de orientación general de la población en lo referido a los temas de la vida sana en pareja, ha ido resultando en un interés exacerbado, en una curiosidad mal entendida y en una mala interpretación de las riquezas que encierra la comunicación amorosa en la vida matrimonial.

Por un lado el creciente hacinamiento en nuestras grandes metrópolis, y por el otro, la disolución paulatina de la unidad férrea que caracterizó el ritmo de la vida familiar en en pasado, parece haber estado propiciando una tendencia inquietante, a trivializar las distintas posibilidades, prácticas y teóricas del intercambio venéreo dentro de la pareja. Este fenómeno tiene lugar no sólo en la República de Honduras [tachado] nuestro Chile sino en toda Latinoamérica, como se puede comprobar, para no ir más lejos, llamando a la memoria el bullado caso del movimiento de liberación femenina AGF (Anti Gata Flora), en cuyo liderazgo encontraremos elementos no ajenos al uso de la argumentación de facto.

En esta atmósfera de revisión y de continuas provocaciones, es que es posible hacer, cada día y cada noche, en todo Santiago, especialmente en barrios céntricos, un registro acústico, y tomando las debidas precauciones, incluso visual, de actividades injustificables dentro del seno de la institución familiar formal o informal.

Sólo tomando en cuenta observaciones singulares obtenidas en la consulta médica cotidiana, sin pretender otorgarle a esto un valor estadístico, podría sostener que el número de tumefacciones, escoriaciones, decoloraciones, inflamaciones, zafaduras, erosiones, cisuras, fisuras, dislocaciones, perforaciones y hasta de alteraciones morfológicas venéreas más o menos chocantes, atribuibles a este tipo de pasatiempo, se ha duplicado en los últimos cinco años en casi un 100% [sic], un proceso de tendencia creciente.

Esta preocupación general desmedida, por la variedad y el malabarismo, ha ido incluso dejando una huella perfectamente discernible en el habla popular. Las descripciones a veces ingeniosas de ciertas performances 1 en un “ring” de cuatro perillas, incluyendo las acrobacias desde las altura de un ropero común de dos o tres cuerpos, conllevan asociaciones semi-religiosas o místicas, agro-ornitológicas, idiosincráticas, gremiales, numerológicas etc., ponen de manifiesto el rol central que ha ido tomando esta temática para el ciudadano común, y su interpretación y manejo debería ser parte integral de la formación de las futuras generaciones de médicos.

Lo cierto es, que cada día se va haciendo más común que haya parejas de individuos que usan y abusan del hábito pernicioso [tachado] de alterar todos los órdenes, y entre ellos el orden elemental y natural de la vida conyugal, contradiciendo la conveniencia de la economía del organismo e ignorando olímpicamente el fin sagrado de la unión carnal dentro del matrimonio. El asumir posiciones reñidas, tanto con la moral como con las exigencias de la higiene moderna y el amor verdadero, no traerá más que tropiezos en la vida pública, un ánimo destemplado y lo más grave, el riesgo del castigo en la descendencia.

La moda ingenua del esoterismo, las diversas magias y sincretismos nacionales, amerindios, y/o afro-nacionales, se suma a la ya más familiar, de sobrevalorar los consejos higiénicos sacados de fuentes de una antigüedad ajena a nuestra idiosincrasia. Estos orientalismos son parte de un fenómeno que ilustra el modo liviano de vida actual, donde se reprocesan a la birulí [sic] enseñanzas de valor diverso, pero ante todo sacadas del contexto natural de las culturas orientales originales, cuyos valores se terminan extendiendo en forma más que nada superficial.

Queda entonces hecho el llamado a mis ilustres colegas a agudizar la vigilancia sobre estas tendencias populares, a informarse de los desarrollos locales, para poder desarrollar más eficientemente, por un lado la labor médica a la que estamos abocados, y por otro, asumir también de forma más eficaz nuestro rol de orientadores de nuestros pacientes y sus familias.

malas costumbres
malas costumbres

Atte., SSS Dr. Carlos Dencil Willington Amor.

  • Extracto del manual “Los consejos higiénicos del Dr. Amor”. Manuscrito encontrado en una pelota de plástico, población Joao Goulart, La Granja, Santiago de Chile, 29 de marzo de 1981)
  • 2010- © 2019 | ricardo castillo sandoval | This work is licensed under a Creative Commons License.
  1. “El salto del ángel”, “a lo pollito pastando”, “a la paraguaya”, “la silla turca”, “por la patria” “el 69”, “el 699”, “el ⁄ 6

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.