Viajes en buses interprovinciales

antecedentes sobre este texto

hdp
HDP

Este texto forma parte del material que vio la luz pública durante la recordada serie de hallazgos de pelotas (HDP) en Santiago a principios de los años 80. Entre marzo de 1981 y diciembre de 1983, documentos manuscritos de diversos autores desaparecidos fueron siendo encontrados escondidos dentro de pelotas de plástico, las que eran abandonadas por desconocidos, en canchas de tierra en diferentes puntos periféricos del Gran Santiago.


Viajes en buses interprovinciales. Este texto se considera, en círculos especializados a cargo del estudio de los hallazgos, casi con seguridad, como un fragmento de la perdida obra inédita del naturalista hondureño avecindado en Chile Dr. Carlos Dencil Willington Amor, “Los consejos higiénicos del Dr. Amor”.

Viajes en buses interprovinciales

“Aún la simple experiencia de los viajes interprovinciales puede traer inesperados nubarrones a nuestro horizonte espiritual y físico. Las impresiones que el simple espectáculo del transcurrir fomenta en la memoria, toman cuerpo a veces en la forma de asociaciones bien poco alentadoras.

Distanciamientos, transitoriedades, fugacidades y hasta pérdidas, son figuras que tienen un efecto patente, en particular sobre el ánimo del creciente número de individuos de disposición melancólica, que registra como resultado, el desarrollo de una vida psico-social anónima en nuestras grandes ciudades.

Está de más apuntar, que estas cavilaciones no son nada convenientes, sobre todo cuando es común que en viajes, hayan de enfrentarse con la mayor energía, un sinnúmero de situaciones novedosas, soportar caras desconocidas, acaso arreglárselas con personalidades herméticas.

El estado de desazón arriba expuesto, resulta ser no obstante, tomando algunas simples precauciones, relativamente fácil de mitigar y hasta de evitar del todo. Una de las reglas doradas en este sentido dice con filuda claridad: De no ser de urgencia indispensable, no coma nunca en exceso antes de viajar en buses interprovinciales.

viajes
viajes

Es sabido que el caudal de sangre que en condiciones normales se deriva al ejercicio de la digestión, empobrece sensiblemente la irrigación del cerebro. De esta situación a menudo no tomamos conocimiento consciente, debido a que en casos normales, estas necesidades fisiológicas encauzan al cuerpo y a la mente hacia la somnolencia, y simplemente nos tomamos una siesta.

Sin embargo al viajar, aquella cierta disposición ansiosa común en los viajeros, aún más marcada todavía en personalidades impresionables, dificulta, y llega a impedir el sueño. De esta forma la obnubilación temporal de las facultades de la mente, consecuencia de las demandas de la digestión, asociada con los distintos -a veces desoladores- paisajes que ofrece un viaje lento, le facilita el camino en muchos casos, a las ideas tristes y hace posible la exageración de las preocupaciones, a las que en condiciones habituales, hacemos frente con éxito feliz.

Una taza de chocolate y 3-4 galletas de oblea, debería ser suficiente para sobrellevar sin las disminuciones del temple arriba mencionadas, un viaje en pullman de un promedio de 3 horas.”

Atte., SSS Dr. Carlos Dencil Willington Amor.

  • Extracto del manual “Los consejos higiénicos del Dr. Amor”. Manuscrito encontrado en una pelota de plástico, población Joao Goulart, La Granja, Santiago de Chile, 29 de marzo de 1981)
  • 2010- © 2019 | ricardo castillo sandoval | This work is licensed under a Creative Commons License.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.