Caluga#33 Carlanga

Carlanga

“Era lo único que podíamos hacer por él, dadas las circunstancias”, upa, eso creo que lo dije yo, no el caballero. Pero no importa. Creo que … como que lo dijimos todos, todos los que estuvimos en ésos días y en ése momento ahí, donde las papas queman. No es reproche …

No te enojes de nuevo Mr. Drama King (a propósito de sobrenombres, no te han contado que ahora me dicen el ex-guatón carlanga? A golpes de yoga y de otras cosas de mina que te darían risa, he bajado más de 20 kilitos).
Como te decía, no te enojes, se te ha echado de menos y todos habríamos preferido que no te lo hubieras tomado tan a la tremenda, desapareciendo tan tajantemente. Yo sé que algunos pensaron que estabas enojado con todos y que te importábamos poco y por eso mismo se enojaron un poco contigo y de ahí que a veces diera la impresión de que les importabas poco. Pero no ha sido así.

En lo que te encuentro toda la razón es en eso de no tragar al míster. Nunca entendí mucho tu cercanía con él, dos giles tan distintos, él siempre fue un poco pedante y ahora se desmadró, mucho más pesado ahora desde que anda como quien acaba de ganar el gallito con la Magdalena, y ella además (aunque sigue rica) se ha puesto super fome porque se las cree todas. Sí, linda la pareja. Ah, vamos pelando … ése güevón sí que está gordo, es una diva de la música, correcta y más gorda que su contrabajo. ¿Por qué no le decís guatón a él mejor?

Yo te he echado de menos campeón, tu sabes que siempre fuiste para mí, mi MMF, Mi Marciano Favorito, casi nunca muy de acuerdo en nada, igual, siempre supimos pelear y reírnos al final de todo, también de nosotros mismos. ¿Se te olvidó todo eso?

Ahora, “otra cosa te diré que fijarás en la memoria” -como acotábamos remedando al poeta-: yo no creo que cuidando más al Marquito se habría podido evitar que se nos escurriera finalmente.
Y sinceramente en general no creo que se pueda evitar para siempre nada de eso. Es como la lucha contra el terrorismo de que hablan ahora, no hay manera de poder asegurarse cien por ciento (cianuro x ciento, como decías tú): Por más medidas que se tomen para evitar catásfrofes, en un pestañeo ya se ha escapado el gatito del bolso y lo ves con impotencia, de lejos, tratar de cruzar la Alameda en la esquina con Vicuña Mackenna.

Es verdad que tu siempre has estado mucho más tenso con eso que cualquiera de los demás, pero también hay que decirlo, con un resto de exageración. Me contaron que te estuviste acordando de las taquicardias. Las de Pichidangui ¿no? Seguro, ¡qué otras! las taquicardias más famosas de la zona del Quilimarí.
De lo que yo me acuerdo es que todo eso fue más que nada cosas de pendejos. A todo el mundo le da una taquicardia de repente al fumar porros, nadie estuvo en gran peligro ése día, y la aprehensión tuya y la del negro (¿que fue del negro?), de que Marquito estaba a punto de despacharse, se debió también a que todos estábamos medio volados y algunos, además muertos de miedo. Acuérdate de que habíamos estado con eso de la OUIJA, dale que dale toda la noche con el espiritismo, llamando a medio mundo del más allá, y acuérdate que el tonto del Marquito que era bastante menor que nosotros, le empezó a hacer preguntas güevonas a un espíritu, y el espíritu terminó diciéndole que SÍIII, que se iba a morir, por eso fue que la taquicardia que ya tenía se le fue poniendo angustiosa y le dio por llorar y querer arrancarse a la playa en medio de la noche, y tu y el negro a la siga. Y después, en turnos, encerrados con él en el baño, entumidos, hasta que se quedó finalmente dormido como a las seis de la mañana (cosa aparte, al final nunca he sabido si era verdad o no, eso que decían, que eran medio primos).

Bueno, ahora, lo que te puedo asegurar es que en los últimos dos años, y especialmente en el medio año pasado, todos estábamos súper pendientes. Pendientes “en la medida de lo posible” … no lo digo para sacarte los choros del canasto con la frasecita, sino porque es cierto. Hicimos casi de todo, para qué te cuento, casi todo, excepto encadenarnos con él y acompañarlo hasta en el baño. Y no le aguantábamos todo, como tú; yo sinceramente creo que no era la mejor opción aceptarle todo. A lo mejor nos equivocamos, nunca lo sabremos.

Esto ha sido muy triste para todos, para estas cosas nunca estamos preparados, aunque nos preparemos y nos preparen toda vida.

Caluga#33 “Carlanga” en Calugas textuales.

  • “Calugas textuales”, Caluga#33 “Carlanga” | 2010- © 2018 | ricardo castillo sandoval | This work is licensed under a Creative Commons License.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.